Author Archives: Kathya Rosas

About Kathya Rosas

There's a hunger under my skin, gripping at my bones. I push my limbs forward like a tree does in a storm.

Portrait

Up in the clouds, in the middle of stars, new moon nights, sunrises. You are everywhere. Dust that I breathe, my hair dancing with the wind, trees trying to reach heaven. YOU are everywhere. Thinking, eating, being. Everywhere, anywhere… You. … Continue reading

Posted in Poemas | Tagged , | Leave a comment

Terciopelo

Pasé por el parque que está en mi colonia cruzando entre los juegos infantiles y los árboles. A veces suelo poner pausa a mi caminata un rato para contemplar el cielo. Me gusta ver la luz del sol pasar entre las hojas. … Continue reading

Posted in Historia | Tagged , , , , , | Leave a comment

Prisas

Por darle tiempo al tiempo se nos va la vida. El tiempo no existe. No existe el tiempo. No corre ni se detiene, no cura heridas. El reloj mide ansias, acuerda citas. Da sentido a la existencia de una batería. … Continue reading

Posted in Poemas | Tagged , , , , , , , , | 2 Comments

Simbiosis

No era broma. La mirada de Carlos me lo decía, lo que acababa de decir era completamente cierto. Estaba muerto. -¿Cómo? -Me pasé con la coca. -¿Cocaína? Carlos, ¿qué pedo? -Me vas a decir que tú nunca… -No, yo sí, … Continue reading

Posted in Cuentos, Historia | Tagged , , , , , , , , | Leave a comment

Dos para la una

UNO Observar la luna no es asunto sencillo,  quieres enfocarla pero tu mente la difumina. La luna lo nota y sin hacer mucho alboroto, se dirige a ti y te pregunta: ‘¿Soy yo, esta luna, la única que te ilumina?’ ¿Cómo mentirle? … Continue reading

Posted in Poemas | Tagged , , , , , , , , , , , | 1 Comment

María

No podía sacarme esa canción de la cabeza. Me encantaba ver cómo la bailabas usando solo mis bóxers; Homero Simpson nunca se había visto sensual hasta que lo vi moverse en tus caderas. Las dos botellas de licor de hierbas … Continue reading

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Rincones

Remembranzas revueltas, rastros rotos, razones robadas, recuerdos ríspidos. Resulta reconfortante reencontrarte raíces, rincones, romance radiante. Ramos rosas, risueños; ramas, risas, rosados rabos. (El Cuyo, El Corchito y Las Coloradas en Yucatán)    

Posted in Poemas | Tagged , , | Leave a comment