Consulta.

Sin preguntártelo sé que me extrañas.
Sin extrañarte sé que me engaño.
Cuántos recuerdos se quedan tan dentro,
cuántas historias contamos en vano.

Lo intentamos, por Dios, SÍ tratamos.
Nos cansamos de querer forzar todo.
Nos quedamos mirando fijo.
Los fracasos se acumularon…

Tomaré un rato prestada tu luz
Será mi guía, será mi guardia.
Pero no me pidas que te entregue la mía
La mía es gris, es efímera, es nada…

Gracias por el tiempo, las lágrimas y risas
Por tus secretos, tu luz y tus sombras
De darte todo lo que en mis manos cabía…
Hoy ya prefiero quedarme sola.

Y te recuerdo cada que caigo
Cada que subo, cada que bajo.
Tus ojos tristes reflejan, mi cielo,
las tantas horas que sin mí has pasado…

No me pidas que vuelva, porque lo hago.
Jamás intentes buscarme en tu mente.
Soy un fantasma, un niño, el pasado…
Soy de quién tu siempre tendrás que esconderte.

Advertisements

About Kathya Rosas

There's a hunger under my skin, gripping at my bones. I push my limbs forward like a tree does in a storm.
This entry was posted in Poemas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s