Pasadas las cuatro.

Quise escribir algo nuevo y en mis tres distintos intentos, se trató de ti.
Sé describir de memoria cada uno de tus defectos.
He agotado los adjetivos tan solo hablando de tu espalda.

Quise intentar nuevos versos: un soneto, una rima, una canción.
Los leí una vez, otra vez y más veces. Ninguno me gustó.
Intenté comparar la ciudad con otra cosa que no fuera tu carácter,
pero ¿qué otra cosa es tan inquieta, tan feroz, tan gris?

Desordenaste mi vocabulario, dándole nuevo significado a mis palabras favoritas.
¿Cómo pretende la vida que siga escribiendo si quiero olvidar cómo escribirte?

Advertisements

About Kathya Rosas

There's a hunger under my skin, gripping at my bones. I push my limbs forward like a tree does in a storm.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s