Sin título.

¿Cuánto cabe en un adiós? Pregunta la persona que administra este blog, y le contesto sin dudarlo, como si la respuesta hubiera estado en mis labios desde hace más de medio año.

Adiós. No es un hasta luego, ni un hasta nunca. Es una palabra que encierra tanto y a la vez es tan poco para decir lo que realmente se pretende.

Adiós. Despedirse, dejar ir por un día, un mes, una vida… Saludar al futuro, a las nuevas oportunidades.

“Adiós”, dijiste, mientras tomabas mi mano y un par de lágrimas rodaban por tu mejilla la cual besé como si nunca lo pudiera volver a hacer (No sabía que así era)

Y en ese adiós se fueron las promesas, las cuales en el momento me parecieron tan sinceras. Se fueron los planes. ¿Cuántos habremos hecho?

Adiós a todo lo que te dije y lo que no, a mi promesa personal de confesarte tantas cosas que ahora viven enterradas en mí y que jamás podré decirte (Ni quiero).

Tú dijiste adiós en el momento en el que cerraste la puerta del auto, pero no me di cuenta. En ese momento lo disfrazaste de un “Hasta pronto”.

Y fue difícil. Pero al escribir esto lo sé y hoy estoy segura. Por fin puedo decir: “Adiós”.

Foto por Kathya Rosas

Foto por Kathya Rosas
Advertisements

About Kathya Rosas

There's a hunger under my skin, gripping at my bones. I push my limbs forward like a tree does in a storm.
This entry was posted in Otros. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s